“Cuando en China -que no es el país más transparente del mundo- aparentan transparencia desde el minuto uno, a mí me da qué pensar, y me preocupa”. Es la opinión del doctor Cavadas acerca de la desconfianza en la veracidad de los comunicados informativos sobre el coronavirus que se ha ganado apulso el Gobierno chino.

La censura férrea que el mismo impone a sus ciudadanos impide que puedan comunicar al resto del mundo lo que realmente está ocurriendo, y contribuye a que se especule sobre la gravedad de la pandemia atendiendo a hechos como la falta de suministros procedentes de China en multitud de empresas de otros países o la cancelación de comunicación aérea por parte de compañias como Lufthansa y British Airways. Y luego están los documentos gráficos que escapan al control de la censura comunista; documentos como este video que muestra la gravedad de las medidas que se están tomando en Pekín. Después de verlo coincidimos con el doctor Cavadas en que el asunto, cuanto menos, da qué pensar y preocupa.