Una mujer interrumpe la sesión del pleno en el Ayuntamiento de Cádiz. Seguramente sea una de los miles de desesperados por los que debían luchar los podemitas. Aquí tienen ustedes la reacción del Kichi: